INMACULADA CONCEPCIÓN

“El sí de María, alegría para el mundo, esperanza para el mundo, guía para el mundo”; Centrados en estas frases celebramos la solemne festividad de la Inmaculada Concepción, en un atípico año lleno de crisis: sanitaria, económica, social, personales, a las que se une el dolor por nuestros seres queridos, la ausencia de los abrazos, y un sinfín de cosas más.

La Inmaculada no es algo que se refiera tan sola y simplemente a María. La palabra inmaculada quiere decir aquello que no tiene mancha, y en ese sentido todos nosotros estamos llamados a ser inmaculados. San Pablo nos lo recuerda que hemos de ser inmaculados, por la presencia de Cristo, por el amor y esa es nuestra vocación, “Él nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor”. La vocación de María es la misma vocación de la Iglesia, del pueblo de Dios, ella va delante de nosotros, ella va marcando el camino, es muestra guía, nuestra esperanza porque nos trae a Aquél en quien ponemos nuestras esperanzas ante todas estas crisis que nos atenazan.
Los textos de hoy nos recuerdan por qué María es Inmaculada, y como en la alegría de este misterio, estamos todos incorporados. El evangelio en particular trae esa frase central, esa frase que dijo el Ángel, el mensajero del amor de Dios para María “No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios”, es decir, aquella en la cual se manifiesta, y en la cual se realiza plenamente el misterio de la misericordia y del poder de Dios. En ese sentido llamar a María llena de gracia es llamarla evangelio, evangelio realizado, evangelio en su plenitud, evangelio fresco, María huele a gracia, huele a evangelio, que trae la novedad de la presencia de Jesucristo, de nuestro Señor.
Recordemos, y esa es nuestra vocación, que hemos sido llamados a ser inmaculados. Por la intercesión y compañía de María, sigamos avanzando en este Adviento porque al fin y al cabo toda nuestra vida es Adviento, y como decía S. Agustín “… nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”
Feliz día de la Inmaculada.

Lc 1, 38

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s