IV DOMINGO DE CUARESMA 14/03/2021

Si tuviéramos que poner un título a este cuarto domingo de Cuaresma, vendría muy bien el llamarlo “Domingo del Amor de Dios y de la respuesta humana” Todas las lecturas de este domingo tienen una relación muy clara con el amor de Dios. Un amor que se manifiesta perdonando en distintas circunstancias y por diversos motivos, y que, al mismo, por nuestra parte, requiere una respuesta.

En la primera lectura leemos como el Amor de Dios provoca la liberación de los desterrados en Babilonia; “que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti” dice la antífona del salmo, salmo de añoranza de los desterrados por su tierra, que por cierto, inspiró una canción en la década de los 70 del siglo pasado “Ríos de Babilonia”; en la segunda lectura Pablo habla de la misericordia y amor de Dios, “Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó…” ; y en el evangelio leemos “De tal manera amo Dios al mundo, que entregó a su Unigénito”

La primera lectura trata de un perdón basado en la fidelidad. Dios perdona al pueblo judios, que después de sufrir castigo responde con el arrepentimiento y la conversión. El texto nos lleva a Babilonia, hacia el año 539 a. C., donde los judios llevaban aproximadamente medio siglo deportados. Babilonia cae en manos de Ciro, el rey de Persia, y Dios lo mueve a liberar a los judios.

A las idolatrías e infidelidades, antes del destierro, respondió Dios con paciencia, enviando a sus mensajeros para invitarlos a la conversión. Los judios los despreciaron y se burlaron de los mensajeros. Se apartaron de Dios y fueron invadidos por los babilonios que quemaron el templo, arrasaron las murallas de Jerusalén y deportaron a la población. Dios, que está por encima de la ley, no castiga al hombre por el hecho de haber transgredido la ley, sino por su falta de reconocimiento del error cometido, es el propio hombre quien se autocastiga. Años más tarde, Dios lo perdona moviendo a Ciro de Persia a liberar a los judios. Unos pocos volvieron a Judá, arriesgándolo todo sin saber lo que se iban a encontrar, otros situados cómodamente en Babilonia prefirieron quedarse.

En la segunda lectura, el perdón para los paganos está basado en la compasión cuya respuesta es la fe y las buenas obras. A los paganos, Dios, no les había hecho ninguna promesa de salvación, como a los judios deportados en Babilonia, sin embargo, los perdona porque es “rico en misericordia” “por el gran amor con que nos amó” “por pura gracia”

Esto es lo que Pablo llama el misterio de Dios escondido durante siglos, que también los paganos son hijos suyos, tan hijos como los israelitas. Esta prueba del amor de Dios espera una respuesta, que se concentra en la fe y las buenas obras.

El evangelio enfoca el amor y el perdón de Dios de manera universal, para toda la humanidad, es decir, no solo para el pueblo de Israel, sino para todo el mundo. Un amor que no le resulta cómodo ni fácil, en contra de lo que podemos imaginar, le cuesta la vida de su propio Hijo.

El evangelio señala la respuesta humana aceptando el perdón mediante la fe y reconociendo a Jesús como Hijo de Dios y Salvador. Esto es un gran acto de humildad que nos obliga, primero a reconocernos como pecadores, cosa que no resulta agradable; segundo a que no puedo salvarme a mi mismo, no puedo autoredimirme, eso choca con nuestro orgullo;

y tercero, que es Jesús quien salva, alguien vivió hace veinte siglos condenado a muerte por las autoridades políticas y religiosas de su tiempo y del que muchos piensan hoy que fue buena gente, buena persona que paso haciendo el bien o un gran profeta.

La cuaresma que subraya el aspecto del pecado y del castigo, pero la liturgia nos recuerda que nuestra fe se basa en una Buena Noticia, en el Evangelio, la buena noticia del Amor de Dios. Somos herederos de aquellas primeras comunidades de cristianos de Éfeso, de Corinto, de Tesalónica… debemos reconocer como ellos, que todo es don de Dios y no mérito nuestro, y que debemos responder con fe.

Feliz domingo y feliz semana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s