Domingo de la Ascensión del Señor 16 de mayo

El Domingo de la Ascensión del Señor es uno de esos tres días, que nuestras tradiciones, dicen que lucen más que el sol.

Fiesta hace años celebrada el jueves, al que la misma tradición decía los tres jueves que lucen mas que sol, coinciden con tres fiestas muy importantes: Jueves Santo, Corpus Christi, Ascensión.

Coincidiendo con esta fiesta también en nuestra comunidad parroquial nos disponemos a acordamos de María celebrando un acto donde rezaremos y reflexionaremos sobre la Madre de Nuestro Señor y Madre nuestra.

La primera lectura nos relata la escena de la Ascensión del Señor “fue llevado al cielo” y del envío a ser sus testigos “seréis mis testigos […] hasta el confín de la tierra” El salmo relacionado con la primera lectura “Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.” La segunda lectura de la carta de S. Pablo a los Efesios, nos ayuda a comprender la fiesta de hoy, se centra sobre el triunfo “está sentado a la derecha de Dios, por encima de todo y de todos” El evangelio, relacionado con la primera lectura con el mandato “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación”

La primera lectura, el relato de la escena de la Ascensión, coincide con el final del evangelio de Lucas, autor también de los Hechos. Es el único autor que nos reata esta escena de la Ascensión y por dos veces, en sus dos escritos. La Ascensión supone el fin de las manifestaciones de Jesús tras la resurrección. Es su última manifestación a los apóstoles, y lo hace subiendo al cielo. El Señor estuvo instruyendo a discípulos durante cuarenta días, lo que Lucas pretende decirnos es que los discípulos necesitaron más de un día para convérsese de la resurrección, Jesús se les hizo presente durante el tiempo que consideró necesario y para completar de instruirlos sobre el Reino de Dios.

Les pide que no se alejen de Jerusalén “aguardad que se cumpla la promesa del Padre” hasta recibir el Espíritu Santo, fiesta que celebraremos la próxima semana y que el texto nos introduce en la preparación de la fiesta de Pentecostés.

En los discípulos se observa aún la preocupación política “¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?” a la pregunta Jesús responde que no toca saber el tiempo y el momento del Padre, centra la atención en la venida del Espíritu que les dotará de fuerzas para la evangelización.

La segunda lectura es muy interesante para comprender la fiesta de la Ascensión del Señor, no habla directamente de la ascensión de Jesús al cielo, pero carga todas las tintas hablando del triunfo “está sentado a la derecha de Dios” palabras que recitamos en el Credo y que predicaron los apóstoles. Es la manifestación visible del triunfo del crucificado: aquel, a quien todos pudieron verle crucificado, ahora, coronado de gloría, está en el cielo, como juez y señor de todo lo creado.

Mientras las dos primeras lecturas usan imágenes distintas para hablar de la glorificación de Jesús: ser llevado al cielo y sentarse a la derecha de Dios, en el evangelio se unen ambas “el Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios.” El evangelista concede más importancia al tema de la misión de los apóstoles. En comparación con Hechos, donde muestran su preocupación política acerca del reino de Israel y a la que Jesús desvía la atención a la venida del Espíritu, que les dará fuerzas para ser sus testigos en todo el mundo. Además de que en Hechos se quedan embobados mirando al cielo, en Marcos se ponen a anunciar el evangelio inmediatamente.  

Marcos trata el tema de la misión en varios puntos: la orden de ir al mundo entero, el evangelio puede ser aceptado o rechazado,

las señales y el poder que acompañan a los misioneros (poder de expulsión de demonios, sanación, …), se ponen a la tarea inmediatamente, y la confirmación del mensaje con las señales que los acompañarán.

La Ascensión o el triunfo de Jesús, no es para quedarse mirando al cielo. Hay que mirar a tierra, al mundo, en el que los discípulos de Jesús debemos de continuar su misma obra, contando con la fuerza del Espíritu y la compañía constante del Señor.

Feliz domingo y feliz semana.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s