XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 17/10/2021

Vigésimo-noveno domingo del tiempo ordinario, nuestra diócesis comienza la primera fase del sínodo, cuyo eslogan es “Por una Iglesia sinodal. Comunión | Participación | Misión” Al convocar este sínodo, el Papa Francisco invita a toda la Iglesia a reflexionar sobre un tema decisivo para su vida y su misión.

Siguiendo la senda de la renovación de la Iglesia propuesta por el Concilio Vaticano II, y guiados por el Espíritu Santo, iluminados por la Palabra de Dios y unidos en la oración, podremos discernir los procesos para buscar la voluntad de Dios y seguir los caminos a los que Dios nos llama, hacia una comunión más profunda, una participación más plena y una mayor apertura para cumplir nuestra misión en el mundo. Coincidiendo con la apertura diocesana del sínodo se presenta también el plan pastoral diocesano casi de forma simultanea en las parroquias de la diócesis.

La síntesis de las lecturas de este domingo puede ser esta: comenzando por la antífona del salmo “Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti”. Esta misericordia de Dios nos viene, en la primera lectura, por el anunció de profeta Isaías, por medio del siervo “que justificará a muchos, porque cargó con los crímenes de ellos”. Esa profecía se cumple plenamente en nuestro Señor Jesucristo como dice la carta a los Hebreos, “probado en todo, como nosotros, menos en el pecado”, y el mismo evangelio “el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos”. Tenemos que estar dispuestos a compartir los sufrimientos de Cristo, haciéndonos servidores de los demás.

Que Jesús era consciente de la pasión y muerte que iba a padecer lo dejan claro los evangelios en diversos momentos.

Los evangelios dan a conocer el odio que estaba despertando entre las autoridades religiosas y políticas, este odio culmina en su pasión y muerte que a su vez culminará en victoria y resurrección. Momentos que quedan expresados en la primera lectura del libro de Isaías “El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento. Cuando entregue su vida como expiación, …”  este comienzo de la lectura puede resultar escandaloso, sin embargo, la muerte no significa fracaso. Es el plan de Dios, en que su Hijo ofrece su vida para todos “… los que esperan su misericordia, para librar sus vidas de la muerte, …”

Según la carta a los Hebreos, no fue Dios quien quiso que su Hijo sufriera, Jesús tuvo dos opciones o mediante el gozo o mediante la cruz. Él eligió la segunda opción para poder “compadecerse de nuestras debilidades” nadie puede decirle y reprocharle que no sabe lo que es sufrir, se hizo semejante a nosotros. Ha sido probado en todo menos en el pecado, ha pasado hambre y sed, no ha tenido donde reclinar la cabeza, ha sido ultrajado, calumniado, acusado de comilón y borracho, de tener amistades peligrosas, recaudadores y prostitutas, lo han abofeteado, ha muerto con la muerte más dolorosa y humillante. Tanto sufrimiento nos garantiza acercarnos a Él y encontrar auxilio.

Los anteriores domingos Jesús fue instruyendo a los discípulos sobre diversos temas: los niños, el divorcio, en el último sobre las riquezas. Hoy nos ofrece la última gran enseñanza antes de subir a Jerusalén para su Pasión. El Evangelio relata como los hermanos Zebedeo quieren el triunfo sin pasión.

Al primer anuncio de la pasión le siguió el desacuerdo de Pedro, al segundo la incomprensión y miedo de preguntar de los discípulos, y tras el último anuncio de su pasión tenemos la reacción más desconcertante de la mano de Santiago y Juan, precisamente de dos de los más cercanos a Jesús, están tan obsesionados por triunfar que no han entendido lo dicho por Jesús sobre el sufrimiento y resurrección.

Mientras Jesús habla de sufrimiento ellos quieren ganarse el triunfo, piensan en un mesías terreno que triunfará y se convertirá en rey de Israel y quieren un puesto, uno a la derecha y el otro a la izquierda, presidente y vicepresidente. Jesús primero les recuerda que para triunfar antes hay que pasar por el sufrimiento, beber el mismo cáliz de la pasión; segundo les dice que el beber el cáliz no les garantiza los primeros puestos, puesto que ya están reservados, no nos dice a quienes, pero están reservados.

La reacción de los otros apóstoles no se hace esperar, probablemente porque ellos también ambicionan los primeros puestos y Jesús aprovecha para enseñarles como debe ser la relación dentro de la comunidad “Sabéis que los que son reconocidos como jefes de los pueblos los tiranizan, y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor; y el que quiera ser primero, sea esclavo de todos. Porque el Hijo del hombre no ha venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos”.

La actitud de los discípulos es muy humana, de simple búsqueda de poder. Por eso Jesús para que no caigan les presentó los dos ejemplos antagónicos que acabamos de leer, primero que no deben imitar a los jefes y deben de imitar a Él, que no ha venido ser servido sino a servir y dar su vida por todos. De ahí la gran enseñanza el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor.

Que el Señor nos ayude a ser servidores y no a ser servidos, a entender que el servicio no es ejercer poder. Que María sea nuestra guía en este sínodo que comenzamos.

Feliz domingo y feliz semana.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s