XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO-DOMUND 24/10/2021

Domingo trigésimo del tiempo ordinario, celebramos la Jornada Mundial de la Misiones, Domund, cuyo lema elegido para este año es “Cuenta lo que has visto y oído”.  

Es una invitación, y una llamada a la evangelización, los cristianos no podemos reservarnos al Señor para nosotros mismos. La misión evangelizadora de la Iglesia expresa su implicación en la transformación del mundo y en la custodia de la creación.

La síntesis de las lectura pude quedar así: la primera lectura relata como el pueblo de Israel, y especialmente los más pobres y necesitados, experimentaron el amor de Dios cuando concluye el destierro y los lleva de nuevo su tierra: “Vendrán todos llorando y yo los guiaré entre consuelos”. El salmo recoge el tema del regreso a Jerusalén anunciado por Jeremías, subrayando la alegría de quienes los ven volver “El Señor ha estado grande con ellos. El Señor ha estado grande con nosotros, y estamos alegres”.  La segunda lectura nos ofrece otra perspectiva: la Iglesia comunidad que sigue a Cristo por el camino del amor, tiene una forma sacerdotal “Tú eres sacerdote para siempre según el rito de Melquisedec” Se anuncia aquí la plenitud de la salvación que nos viene por la fe en Jesucristo.

En el evangelio es esa la fe que curó al ciego de Jericó cuando le pidió a Jesús: “Rabbuní, que recobre la vista” y que nos empuja a seguirlo por el camino de la vida hasta que un día lo veamos cara a cara en el cielo.

En la primera lectura el profeta Jeremías, uno de los oráculos del Señor del denominado “Libro de la consolación”, pretende consolar al pueblo de Israel, que fue desterrado por los asirios primero y luego por los babilonios, prometiéndole que volverán de todos los confines de la tierra, es un anuncio de esperanza para el pueblo de Israel “¡El Señor ha salvado a su pueblo, ha salvado al resto de Israel!” Volverán incluso aquellos menos capacitados para moverse y desplazarse: cojos, ciegos, preñadas, recién paridas, todos ellos regresarán a Jerusalén. Las penas serán transformadas en consuelos y alegrías como se canta en la antífona del salmo, que recoge el tema del regreso a Jerusalén anunciado por Jeremías, dando nota de la alegría de aquellos que los ven volver, el asombro de los pueblos paganos ante la acción de Dios y el gozo y la alegría de los que se fueron llorando al destierro y vuelven cantando “Al ir, iba llorando, llevando la semilla; al volver, vuelve cantando, trayendo sus gavillas.”

La segunda lectura, un tanto complicada de enlazar con el evangelio de hoy, nos ofrece la perspectiva de Cristo sacerdote, sumo y eterno, cuyo origen no es humano, sino divino. “Todo sumo sacerdote, escogido de entre los hombres, está puesto para representar a los hombres en el culto a Dios”, pero solo Cristo, el Hijo de Dios, posee un sacerdocio singular y trascendente, del que depende la salvación universal. Cristo ha transmitido su sacerdocio a la Iglesia mediante el Espíritu Santo. Cristo y la Iglesia están unidos, los sacramentos son presencia de Cristo en medio de ella, por lo que Cristo prolonga su acción salvífica, permimtiendo a los hombres ser curados por su fe, como el ciego Bartimeo.

El relato del evangelio cierra la sección en la que Jesús ha formado a sus discípulos sobre diversos temas, nos sitúa ante la última escena en su camino que asciende desde Galilea a Jerusalén. Un ciego conocido por hijo de Timeo, Bartimeo, está al margen del camino y en la marginalidad social como correspondía a todos los que padecían alguna tara física, que están en el camino, sino fuera de él.

El relato del evangelio cierra la sección en la que Jesús ha formado a sus discípulos sobre diversos temas, nos sitúa ante la última escena en su camino que asciende desde Galilea a Jerusalén. Un ciego conocido por hijo de Timeo, Bartimeo, está al margen del camino y en la marginalidad social como correspondía a todos los que padecían alguna tara física, que están en el camino, sino fuera de él.

Bartimeo ha elegido un buen lugar para pedir limosnas, precisamente el camino más transitado. Cuando se entera que pasa “Jesús Nazareno” grita pidiéndole compasión. Los acompañantes y discípulos de Jesús le mandan callar.

Bartimeo no se deja influenciar por lo que dicen, insiste y grita aún más fuerte “Hijo de David, ten compasión de mi”, consigue llamar la atención de Jesús que manda llamarlo. Los que le mandaban callar ahora le dicen “Ánimo, levántate que te llama”. No le llama para seguirle, sino para curarle, pero la auténtica curación será seguirle camino de Jerusalén, es una actitud diferente de los discípulos que discutieron por el camino quién es el mayor.

El gesto de Bartimeo, dejar su manto, prácticamente todo lo que poseía. El manto para Bartimeo representaba el mayor tesoro para él, le servía para cubrirse al dormir, se protegía del frío, de día se cubrían del sol y la arena, le servía para recoger las monedas que le daban. Bartimeo no quería tener nada que pudiera obstaculizar su caminar hacia Jesús, nos recuerda al joven rico que se fue entristecido por no desprenderse de lo que le sujeta para seguir a Jesús, cuyo seguimiento se basaba en el cumplimiento de la Ley.  La ceguera Bartimeo quedó iluminada llena de fe y esperanza. No se quedó al margen, ni se marchó a Jericó, ni se encerró en su alegría de haber recuperado la vista, sino que se decidió a seguir a Jesús. La vista recuperada le hace ver un Dios nuevo, capaz de iluminar su corazón y seguir a Jesús hasta donde sea necesario.

Muchos buscan a Dios por una necesidad y tan pronto como reciben lo que buscan se alejan de Él.  Bartimeo busco a Jesús por su ceguera, pero más que su ceguera el deseaba ver a Jesús y lo demostró dejándolo todo y siguiéndolo. Que el Señor ilumine nuestras cegueras para seguirle y que María nos acompañe en el camino.

Feliz domingo y feliz semana.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s