MIÉRCOLES DE CENIZA, 02/03/2022

Iniciamos el tiempo litúrgico de Cuaresma, el cual comenzamos hoy con la imposición de la ceniza, un tiempo que nos irá preparando día a día para la gran fiesta de la Pascua.

Las lecturas de hoy, centradas en las obras de misericordia: ayuno, limosna y oración, nos dan las pautas a seguir y para vivir todo este período cuaresmal. La síntesis de las lecturas las lecturas de este día nos llevan a las prácticas del tiempo cuaresmal que son: el ayuno, la oración y la limosna. El profeta Joel nos llama al ayuno y la penitencia “con ayunos, llantos y lamentos; […], convertíos al Señor vuestro Dios”. El salmo nos hace reflexionar sobre nuestra realidad de pecadores, así lo cantamos en la antífona “Misericordia, Señor, hemos pecado” San Pablo nos exhorta a reconciliarnos con Dios “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios” El Evangelio, Jesús nos da instrucciones de cómo practicar la justicia “cuidad de no practicar vuestra justicia delante de los hombres […]” y de cómo realizar bien el ayuno, la oración y la limosna.
La primera lectura de hoy, nos dibuja un claro acto penitencial comunitario: “tocad la trompeta”, “proclamad el ayuno”, convocad a la asamblea”, “reunid a los ancianos, jóvenes y niños”, “entre el atrio y el altar lloren los sacerdotes… y digan: perdona Señor a tu pueblo” El profeta Joel nos invita a una conversión “Convertíos a mí de todo corazón” exhortándonos a un arrepentimiento de corazón. Es una llamada a una profunda conversión sincera y no superficial. Es una conversión a la que todos estamos llamados de manera muy especial en este tiempo de Cuaresma. Acudir al sacramento de la reconciliación, buscar a Dios, regresar, abandonar el camino que nos ha alejado de él y retornar con un corazón arrepentido, confiando en Dios que es compasivo y misericordioso. Pero regresar rasgando el corazón, no las vestiduras “Rasgad vuestros corazones, no vuestros vestidos”
El salmo que hoy cantamos nos propone lo que debe ser parte de nuestra oración diaria “Por tu inmensa compasión borra mi culpa, crea en mí un corazón puro y devuélveme la alegría de tu salvación”, pero más en este tiempo de Cuaresma, pues “Es tiempo favorable, ahora es día de salvación”, como nos confirma San Pablo en la segunda lectura.

San Pablo recuerda a la comunidad de Corinto que él es solo un enviado de Dios, pero que, en el Nombre de Cristo, les pide que se reconcilien con Dios “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios”.

Ahora, a través de la Iglesia, es Dios mismo quien nos llama a la conversión, a la reconciliación. Y San Pablo nos aclara que esa reconciliación no es para mañana, es para ahora “mirad, ahora es tiempo favorable, ahora es día de salvación”.
El judío observante de la ley tenía mucho cuidado en cumplir las tres obras de misericordia previstas en la ley de Moisés: limosna, oración y ayuno. El problema es que, en tiempos de Jesús, estas tres obras se realizaban con demasiada pompa, al son de la trompeta, para ser alabados por ser fieles cumplidores, “cumplo y miento”. Un mero formalismo exterior, que puede no estar tan lejos de lo que nosotros hacemos, por lo que no podemos quedarnos como meros observadores de la escena de Jesús con sus contemporáneos, sino que debemos ponernos frente a esa palabra y dejarnos instruir por Jesús “Tú, en cambio […]”, que nos invita hoy a redescubrir estas tres obras de misericordia, viviéndolas de manera más profunda, no por amor propio, sino por amor a Dios, y no solo durante la Cuaresma, aunque sí deban acentuarse en este tiempo, pues son obras que nos ayudan mucho para nuestra conversión en todo tiempo.
Aprovechemos pues este tiempo que hoy comenzamos, para acercarnos a Dios de todo corazón, con la certeza de que Dios, en su infinita misericordia, perdonará nuestros pecados y nos devolverá la alegría de la salvación. No desaprovechemos este “tiempo de salvación”.
Pidamos al Señor y por la intercesión de María, nuestra reconversión, hacer realidad “Tú, en cambio cuando hagas limosna, ores o hagas oración, no lo hagas para los hombres sino para Dios” pedimos también por la Paz.
Feliz y buen inicio de cuaresma.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s