Domingo de Ramos 10/04/2022

Comenzamos los días más importantes para los cristianos, una semana intensa que iniciamos con el Domingo de Ramos y que concluiremos el Domingo de Resurrección. Durante estos días veremos a Jesús entrar en Jerusalén, hacerse servidor humilde, morir en la cruz y resucitar para vencer a la muerte. Dándonos unas lecciones de amor, de entrega, de obediencia y de vida plena, para todo el que quiera seguirlo. Nos metemos de lleno en lo esencial de nuestra fe, en lo central, en el núcleo, o como decimos vulgarmente en el meollo de la cuestión: LA RESURRECCIÓN.
Después de haber preparado nuestros corazones desde el comienzo de la cuaresma, por medio de la penitencia, el ayuno, la oración y las obras de caridad, hoy nos congregamos para iniciar, con toda la Iglesia, la celebración del misterio pascual de Nuestro Señor.

La liturgia de hoy, Domingo de Ramos, es algo singular, tiene un gran contraste. Por una parte, fuera del templo, la alegría y el júbilo por la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén en donde agitamos ramos y palmas, entonando ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! Por otra parte, en el templo, la tristeza de la pasión que leemos en este día y que volveremos a leer el Viernes Santo, la celebración se vuelve seria, ya no es de júbilo. Una síntesis para todas las lecturas de este domingo puede ser: fuera del templo aclamamos a Jesús con ramos y palmas y cantamos el Hosanna “¡Bendito el rey que viene en nombre del Señor!”

Ya en el templo, escuchamos, del profeta Isaías, parte del tercer cántico del Siervo de Yahvé que es preludio y profecía de la pasión “Ofrecí la espalda a los que me golpeaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no escondí el rostro ante ultrajes y salivazos”. El salmo nos anticipa y anuncia también la pasión y la sensación de aparente abandono que recita Jesús en la cruz “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” Pablo en la segunda lectura nos da el mensaje central de la pasión “Por eso Dios lo exaltó sobre todo y le concedió el Nombre sobre todo nombre”. El evangelio nos trae la versión de Lucas de la pasión con su particular “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu”
Fuera del templo, Jesús que viene en nombre del Señor, lo aclamamos con ramos y cantos porque es nuestra Paz, una paz muy deseada y ansiada en estos días de terrible horror por la guerra de Ucrania. Viene montado en un pollino, que es tanto como decirnos que es posible la sencillez, la entrega y la paz ante todo “Paz en el cielo y gloria en las alturas”, la reconciliación entre las personas y los pueblos.
Ante la dificultad, la negación de los suyos, del abandono de los cercanos y hasta el aparente abandono de Dios, ni se resiste ni se echa atrás así lo anuncia Isaías en el cántico que hemos escuchado: “El Señor me ha dado una lengua de discípulo; para saber decir al abatido una palabra de aliento”. Confía en la entrega del Padre, nunca quedará defraudado, así lo cantamos en una de las estrofas del salmo “Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre si tanto lo quiere”
Pablo, en este himno que hemos oído de la carta a los Filipenses, siendo de condición divina, el Hijo de Dios, toma obedientemente la condición de esclavo y se humilla hasta la entrega total. Por eso Dios lo exalta y le da el “Nombre sobre todo nombre”. Clavado en la cruz sigue siendo Vida acogiendo con él a todos los crucificados de la vida por el desamor, la duda, la violencia, la guerra… donde parece reinar la muerte hay promesa de Vida, pero Vida a lo grande. Pero esto nos da Esperanzas, pero no nos seca las lagrimas derramadas ante tanto dolor y sufrimiento por nuestros hermanos en guerra.
El evangelio, de hoy es el relato de la pasión según Lucas, que volveremos a leer el Viernes Santo, pero será según la versión del apóstol Juan. Pero de este relato de hoy podemos destacar el perdón, la confianza y la entrega a Dios, lo hacemos desde siete palabras:
La Eucaristía: “tomad esto, repartirlo entre vosotros”. Pan y Vino, Cuerpo y Sangre, que se entregan para Vida del mundo.
El Servicio: “el mayor entre vosotros entre vosotros se ha de hacer como el menor, y el que gobierna, como el que sirve”
La Obediencia: “no se haga mi voluntad, sino la Tuya”
La Grandeza: “¿Tú eres el Hijo de Dios? Vosotros lo decís, yo lo soy” “¿Eres tú el rey de los judíos? Tú lo dices”
El Perdón: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”
La Promesa: “hoy estarás conmigo en el Paraíso”
La Confianza en Dios: “Padre a tus manos encomiendo mi espíritu”
Aclamemos al Señor con alegría: su venida nos trae la paz y la reconciliación de unos con otros y de todos con Dios Padre. Y por intercesión de María, Reina de la Paz, para que la paz alcance a todos los pueblos de la tierra.
Feliz Domingo de Ramos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s