XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO31/07/2022

Seguimos tras las huellas del Maestro que continúa camino hacia Jerusalén. Jesús va instruyendo a sus discípulos y, dos mil años después, hace los mismo con nosotros, primero nos llamó a seguir su mismo camino, nos enseñó quien es nuestro prójimo.

Ya en casa de Marta y María nos aleccionó a estar a la escucha de las enseñanzas y la pasada semana hizo lo propio con respecto a la oración. Este Domingo XVIII del tiempo ordinario nos instruye acerca de las riquezas.

Una semana más seguimos lamentado la ola de incendios y nuestra geografía y las de nuestros países vecinos. También en esta semana, el pasado miércoles, orábamos por nuestro párroco Reinaldo en las bodas de plata de su ordenación, celebrábamos la eucaristía de acción de gracias por este gran evento el pasado viernes.

Un pequeño compendio o síntesis de las lecturas puede quedar así: en la primera lectura, del libro del Eclesiastés o Qohelet, no viene a decir que las riquezas no dan sentido a la vida del hombre, es vanidad, vaciedad sin sentido “tienen que dejarle su porción a uno que no ha trabajado”. El salmo es la contrapartida “Señor, tú has sido nuestro refugio”, todo es caduco, pero Dios es eterno “mil años en tu presencia son un ayer que pasó” y el hombre por el contrario es “como hierba que florece y se renueva por la mañana y por la tarde la siegan y se seca” San pablo en la segunda lectura, de la carta a los Colosenses, nos exhorta a buscar los bienes de arriba, no los de la tierra, nos invita a dar muerte a las idolatrías que nos atan e impiden el seguimiento de Jesús “revestirnos de la nueva condición”. Jesús en el Evangelio nos avisa del peligro de las riquezas y la necesidad del desprendimiento para seguirle “guardaos de toda clase de codicia”

De la primera lectura, del libro de Qohelet, es muy conocida la expresión de este gran libro de la sabiduría judía, libro sapiencial “¡Vanidad de vanidades: todo es vanidad!” el esfuerzo no siempre recibe recompensa. Nos preocupamos, nos fatigamos, y a veces no sirve para nada. Qohelet relativiza los diversos afanes que solemos tener, incluido el trabajo “¿qué saca el hombre de todos los trabajos que lo fatigan bajo el sol?” Nos dice que el hombre no saca nada, tan solo penas e insomnios, “De día su tarea es sufrir y penar; de noche, no descansa su mente” nos da una visión viva de la caducidad del ser humano. El salmo nos recuerda que la vida es como la hierba, que por la mañana esta fresca y por la tarde está seca, en el mismo salmo cantamos al Señor pidiéndole que “Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prosperas las obras de nuestras manos”

En la segunda lectura, de la carta a los Colosenses, San Pablo nos muestra los valores importantes, los trascendentes “los bienes de arriba”. Nos presenta una lista de actitudes a evitar, nos invita a vivir unos valores que van mas allá de la moral individual, unos valores que tienen incidencia social.

Propone un nuevo modo de vivir con propósito de cambio, nos invita a “despojarnos de la vieja condición humana, con sus obras, y revestirnos de la nueva condición”.

Se abandona el hombre viejo, se adquiere una nueva condición “y os habéis revestidos de la nueva condición que, mediante el conocimiento, se va renovando a imagen de su Creador, donde no hay griego y judío, circunciso e incircunciso, bárbaro, escita, esclavo, libre, sino Cristo, que lo es todo, y en todos”

En el evangelio, Lucas, como en otras ocasiones, ante la pregunta de uno de sus oyentes aprovecha la ocasión para desarrollar su enseñanza e instrucción. En esta ocasión es a raíz de uno que le pide que le ayude a resolver una cuestión o problema de herencia, algo muy frecuente entre hermanos de antes y de ahora. Jesús se opone porque no tiene autoridad oficial para dar una sentencia, pero si tiene autoridad moral y desde ella interviene, señalando la causa de este conflicto y en consecuencia interviene para resolverlo. La causa, lo dice bien claro, es la avaricia, pues aparentemente la posesión de bienes parece garantizar un buen porvenir, pero de hecho no aseguran nada, todo lo contrario, hacen que nos olvidemos de Dios, que es realmente el Señor de la vida y el que asegura un futuro feliz. Jesús nos avisa contra la excesiva ambición y deseo de tener “guardaos de toda clase de codicia”, porque nuestra vida “no depende de nuestros bienes”. Con la parábola del hombre que se enriquece queda claro, la gran cosecha recogida hace creer al hombre rico que tiene garantizado un futuro feliz, llegando incluso a decirse a si mismo “Alma mía, tienes bienes almacenados para muchos años, descansa, come, bebe, banquetea alegremente”.

El hombre se habla a si mismo, convencido, pero engañado, vive a espaldas de Dios y no tiene en cuenta su finitud, de hecho la misma noche de la gran cosecha le llega la muerte. Los bienes no libran de la muerte, ni de la muerte prematura.

El único que puede asegurar la vida es Dios, por eso el mejor uso que se puede hacer de los bienes es ser rico para Dios, compartir los bienes con los pobres, que es el modo de depositar los bienes en el cielo, la única banca segura. Amontonar bienes es un engaño, la verdadera felicidad la da Dios y se consigue compartiendo.

Busquemos la autentica felicidad, que no está en los bienes de este mundo, sino en seguir a Jesús, ayudando siempre a los hermanos, sobre todo a los más necesitados, buscando siempre la justicia, la solidaridad, la paz y el amor. Pedimos al Señor por la extinción de los incendios forestales y le damos gracias por los 25 años de sacerdocio de Reinaldo.

Feliz domingo y feliz semana.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s