Reflexión Evangelio “Jesús curó a muchos enfermos” 7 feb 2021

El evangelio del domingo pasado nos contaba el asombro causado por la predicación de Jesús y su autoridad sobre los espíritus inmundos. Todo ocurrió en sábado en la sinagoga de Cafarnaúm.

El evangelio de hoy nos cuenta como término la jornada y que ocurrió en los días siguientes, el relato gira en torno a dos temas: la curación de la suegra de Pedro y la expulsión de muchos demonios.

Quien lee el evangelio de hoy no presta atención a que la curación de la suegra de Pedro tiene lugar en sábado, sabemos que unas de las acusaciones más fuertes contra Jesús fue la de curar en sábado, este detalle tiene mucha importancia, aunque pase inadvertido en la lectura.
En los relatos de milagros generalmente encontramos cuatro elementos o características: se presenta el enfermo, haciendo hincapié en su dolencia; el enfermo u otra persona pide su curación; Jesús lo cura, unas veces con sus palabras otras con alguna acción; por último, el enfermo demuestra que ha sido curado.

La enfermedad, la fiebre, obligaba a la suegra de Pedro a guardar cama y el hecho de que se lo cuenten a Jesús significa que la situación preocupaba a la familia. Jesús no dice ni una palabra, tan solo se limita a tomarla de la mano y levantarla. No es indiferente que Jesús la cure tomándole la mano, el contacto supone un sentido de cercanía que supera todos los miedos al contagio.

Y cuando la enfermedad desaparece, la enferma, para demostrar que se ha curado plenamente, agradecida se levanta de la cama y se pone a servirlos.
Al ponerse el sol termina el descanso sabático, la gente aprovecha la ocasión para llevar ante Jesús a los enfermos y endemoniados, y a los demonios como lo conocían no les permitía hablar, Jesús no quiere que la gente sepa desde el principio su verdadera identidad, tiene que ir descubriéndola poco a poco, escuchándolo y viéndolo actuar.

Desde el primer capítulo del evangelio, Marcos, nos indica lo que será una constante en la vida de Jesús: su oración, el contacto diario e intenso con el Padre, del que saca fuerzas para llevar adelante su misión.

“Se levantó de madrugada, cuando todavía estaba oscuro, se marcho a un lugar solitario y allí se puso a orar” Esta conducta de Jesús nos trae a la mente aquellas palabras del salmo 63 “¡Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo!”

La misión de Jesús no se caracteriza por lo cómodo y fácil. En Cafarnaúm toda la gente pregunta por él, quiere verlo y escucharlo. Jesús decide recorrer de nuevo toda Galilea, anteriormente lo hizo solo cuando metieron a Juan en la cárcel, ahora lo hace acompañado de los discípulos.
No sólo predica, también expulsa demonios. La lectura del libro de Job ha sido elegida pensada en los enfermos que cura Jesús, Job pertenece al grupo de los endemoniados, pero con sentido moderno. No se trata de que este poseído por espíritu inmundo alguno, sino que se haya sumido en una profunda depresión. No le encuentra sentido a la vida, la ve como una carga insoportable, una noche que nunca acaba, un futuro sin esperanza. La solución le llega por un enfrentamiento con Dios, que le hace salir de si mismo, abrir las ventanas y contemplar las maravillas que lo rodean, hasta terminar reconociendo humildemente que no puede discutir con Dios ni culparlo de lo que ocurre.
En las curaciones que nos cuenta hoy el evangelio, resulta extraño que nadie de las gracias a Jesús. Ni la suegra de Pedro, ni su familia, ni aquellos que acuden a Él al ponerse el sol, ni los enfermos de galilea, sencillamente Jesús pasa haciendo el bien. Por eso el salmo nos invita a alabar al Señor por todo el bien que nos ha hecho, “Alabad al Señor que sana los corazones destrozados”, el Señor no pierde de vista a nadie, venda las heridas de todos lo que tienen el corazón destrozado y sostiene a los humildes.
Pidamos al Señor que el servicio sea una condición de nuestras vidas, que pongamos atención y cuidado en las personas que comparten nuestra vida.

Feliz domingo y feliz semana!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s