SOLEMNIDAD DE LA ANUNCIACIÓN / ENCARNACIÓN 25/03/2021

Celebramos hoy la solemnidad de la Anunciación a María que, indisolublemente, es también la solemnidad de la Encarnación del Verbo de Dios. Es el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad. El comienzo de nuestra salvación. Dios ha entrado, ha irrumpido, en la historia humana.

En este día en que la carne del Hijo de Dios comienza a formase en el seno de la Virgen María la Iglesia celebra también la Jornada en favor de la vida, desde sus inicios hasta su final. Resulta paradójico, que, en estos momentos de pandemia, donde la humanidad lucha en favor de la vida, se aprueben leyes que promueven todo lo contrario y precisamente para las situaciones donde la vida está más amenazada, al principio y al final, como la recientemente aprobada ley de la eutanasia.

Esta solemnidad rompe con el carácter penitencial de la Cuaresma, como ya comentamos en la solemnidad de San José. Por aquella comentábamos los elementos en común de ambas solemnidades: anuncio por ángel; la respuesta positiva a los planes de Dios, leemos hoy en el salmo “Aquí estoy para hacer tu voluntad”; las pocas o nulas palabras y los grandes silencios; poner nombre, “y le pondrá por nombre Enmanuel”. De José destacábamos el corazón de padre imagen del corazón del Padre Dios.

Centrándonos en la solemnidad de la Anunciación/Encarnación, recordamos como el 25 de diciembre celebramos el nacimiento de Jesús, y hoy 25 de marzo, nueve meses antes, recordamos que el nacimiento del Señor fue anunciado a la Virgen María, su madre, por medio del arcángel Gabriel, para pedirle su consentimiento, y hacer posible la humanidad del Hijo de Dios en su seno. La Virgen María con su disponibilidad, su colaboración humana: “Hágase en mí, según tu palabra”, hace eficaz la salvación divina.

Dios se hace hombre eternamente, Dios comparte nuestra suerte, es más, en el Hijo, nosotros somos hijos. Dios se hizo hombre para hacer al hombre dios, como dicen los Santos Padres, hacernos humanidad deificada, o lo que es lo mismo, la transformación del Espíritu Santo lleva a cabo en nosotros. Esta transformación nos lleva alcanzar madurez cristiana, priorizando el Reino de Dios y dejando las mundanidades. Jesús ha conducido a la humanidad a su cumbre, a lo máximo, haciéndonos participar de su divinidad.

“En Él, la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha sido elevada también en nosotros a dignidad sin igual. El Hijo de Dios con su encarnación se ha unido, en cierto modo, con todo hombre…” (Gaudium et spes nº 22)

En contexto de Cuaresma, podemos decir que toda la vida de Cristo es una cuaresma, un camino hacia la Pascua. Esto los recordamos cada día en el Ángelus, en la oración final, decimos: “Derrama, Señor, tu gracia sobre nosotros, para que los hemos conocido, por el anuncio del Ángel, la encarnación de tu Hijo Jesucristo, por su Pasión y Cruz lleguemos a la Gloria de su Resurrección.” Es decir, que para llegar a la Pascua de Resurrección comenzamos con la Encarnación, pero inevitablemente tendremos que pasar por la Pasión y Cruz.

 La celebración de este Misterio, nos ayuda a prepararnos para la fiesta de la Pascua. En ella se pone de manifiesto todo lo que encierra este abajamiento del Verbo y cómo con su retorno al Padre, la humanidad entera entra con Él en la comunión para la cual Dios nos creó.

Cristo vino para hacer la voluntad del Padre, leemos en la carta a los Hebreos: “He aquí que vengo … para hacer, oh Dios, tu voluntad” Recibido por nosotros en la Encarnación, lo entregó por nosotros en la Cruz. Recibe de nosotros la humanidad y comparte nuestra misma suerte. En la Cruz entrega todo por nosotros.

En el Calvario, somos reformados por el Amor de Dios. “donde abundo el pecado, sobreabundo la gracia” dice San Pablo o bien como escucharemos en el pregón pascual “Oh, feliz culpa, que nos mereció tal Redentor” Dios nos muestra con este hecho que nos quiere con locura, nos amó hasta el extremo, hasta el fin “Nadie tiene más amor, que el que da la vida por sus amigos”

Que María, interceda por nosotros.

Feliz día de la Anunciación/Encarnación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s