XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 05/09/2021

Vigésimo-tercer domingo del tiempo ordinario por el que continuamos avanzando en la liturgia del tiempo ordinario, que hoy nos invita a la esperanza, a no dejarnos vencer por el miedo.

La primera lectura, tomada del profeta Isaías, anuncia la venida de Dios para salvar a su pueblo, Israel se encuentra en la antesala de la deportación a Babilonia: “Entonces se despegarán los ojos de los ciegos, los oídos del sordo se abrirán” Por eso, en el salmo cantaremos “Alaba, alma mía, al Señor”, ya que Dios a pesar de los pecados y debilidades, mantiene su fidelidad perpetuamente.

La carta de Santiago, denuncia los criterios humanos e inicuos, nos pregunta “¿Acaso no eligió Dios a los pobres según el mundo como ricos en la fe y herederos del Reino …?”  En el evangelio, Jesús se cumplen plenamente las profecías cuando cura a un sordomudo, “Todo lo ha hecho bien: hace oír a los sordos y hablar a los mudos”

El profeta Isaías detecta una falta de respuesta por parte del Pueblo “Sed fuertes, no temáis”, que podía alardear ante las demás naciones de su entorno de tener un Dios cerca de ellos, no es que Dios se hubiera alejado de ellos, ni que su palabra dejara de dirigirse a sus elegidos; sino que el ruido estruendoso de otras voces dominantes arrastra al Pueblo hasta el cautiverio. ¿No ocurre algo parecido hoy en nuestra sociedad, que voces estruendosas y dominantes quieren apagar la voz del Señor? También es cierto que no hay más sordo que el que no quiere oír, ni más ciego que el que no quiere ver. La falta de comunicación con Dios no es debida fallos de comunicación, a fallos de la tecnología, al contrario, la tecnología sirve y la facilita la comunicación, esta falta es debida al desinterés e indiferencia por escuchar la voz de Dios. Los israelitas elevaron sus deseos a Dios, que abrió sus oídos y escucharon de nuevo la palabra viva.

El salmo es una respuesta a la apertura de los oídos y de los ojos, en una de sus estrofas cantamos “El Señor abre los ojos al ciego”  y en otras nos recuerda que hace justicia a los oprimidos, da pan al hambriento, libera a los cautivos, sustenta al huérfano y a la viuda, y trastorna el camino de los malvados;

lo que queda muy bien resumido y sintetizado en la segunda lectura: Dios eligió a los pobres para hacerlos ricos en la fe.

La carta de Santiago nos advierte de conceder y favorecer a los ricos y poderosos, ya sea esta acepción por motivos personales o intereses particulares, los primeros puestos y honores, relegando a un segundo plano a los pobres, sin caer en la cuenta que los verdaderos tesoros de la Iglesia son precisamente los pobres.  “Hermanos míos, no mezcléis la fe nuestro Señor Jesucristo con la acepción de personas” Esta lectura es una invitación a la esperanza a pesar de los escándalos que de vez en cuando saltan a la palestra.

El milagro de la esperanza será imposible mientras que aquellos que tienen algún tipo de responsabilidad en la Iglesia, tanto al nivel parroquial como universal, sigan luchando por los primeros puestos y los puestos de honor.

En el evangelio de Marcos nos situamos al final del capitulo siete, Jesús ha curado ya a muchos enfermos: un leproso, un paralítico, uno con la mano atrofiada, una mujer con flujo de sangre, ha resucitado a la hija de Jairo, y ha curado otras muchas dolencias tanto físicas como psíquicas. Ninguno de estos milagros le ha supuesto el menor esfuerzo, bastó su palabra o el simple contacto con su persona o manto para que se produjese la curación. Pero la lectura en de hoy, la curación del sordo le va ha suponer un notable esfuerzo, el sordo que además habla con dificultad no viene por iniciativa propia como en las anteriores curaciones, sino que se lo traen algunos amigos o familiares. Jesús tiene que realizar un ritual, lo toma de la mano, lo aparta y se queda a solas con él, le mete los dedos en los oídos, escupe en sus dedos, toca con saliva la lengua del enfermo, levanta la vista al cielo, suspira y pronuncia  “Effetá (esto es ábrete)”  Con respecto a las anteriores curaciones nos preguntamos el porque en este caso el motivo  ritual, la respuestas quizás la tengamos en el relato anterior a este donde Jesús reprocha a sus discípulos “Tenéis ojos ¿y no veis? Tenéis oídos ¿y no oís?”  Ojos que no ven y oídos que no oyen.

Ceguera y sordera de los discípulos, sugiere lo difícil que fue para Jesús que Pedro y los demás discípulos terminaran viendo y oyendo, estos abrirán los ojos y los oídos con la resurrección, y a nosotros no pasa algo parecido, abriremos nuestros ojos y oídos cunado exclamemos como Tomás “¡Dios mío y Señor mío!”

Un detalle que no pasa desapercibido al final de la lectura es que el gentío decía “Todo lo ha hecho bien: …” que nos recuerda el relato de la creación “Y vio Dios que todo era bueno” y a las palabras de Pedro el día de Pentecostés acerca de Jesús “pasó haciendo el bien” destacando la bondad de Jesús.

Señor que no hagamos acepciones de personas y ayúdanos abrir los ojos y oídos a tu Palabra, que sea anunciada y proclamada.

Feliz domingo y feliz semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s