XXIX Domingo Del Tiempo Ordinario

16/10/2022

 En los domingos anteriores Jesús nos enseñaba acerca de la actitud de ante los méritos y reconocimientos, nos ha enseñado a ser agradecidos ante Dios y que la salvación es universal, es para todos, en este XXIX Domingo del Tiempo Ordinario nos instruye sobre la oración. Este domingo coincide con el día de la catequesis cuyo lema es “Catequistas que dejan huella”, personas marcadas por la mirada del Maestro, que alimentados por la oración y los sacramentos proponen el mensaje de Jesús con alegría dejando rastro de la propia vida de fe. Algunos miembros de la comunidad continúan, como es habitual en el mes de octubre, con el rezo del Rosario de la Aurora y posterior misa de Alba. Este domingo tiene lugar la misa de Acción de Gracias por los 75 años de la bendición de la talla de la Virgen de la Soledad presidida por D. Jesús, obispo de nuestra diócesis. También un grupo de hermanos de nuestra parroquia están de retiro, que esperamos les sea provechoso.

La síntesis de las lecturas, cuyo tema central es la oración puede quedar así:  La primera lectura, del libro del Éxodo nos muestra, a través de la figura de Moisés que mantiene las manos alzadas hasta la puesta del sol, la importancia de la perseverancia en la oración Mientras “Moisés tenía en alto las manos, vencía Israel; mientras las tenía bajadas, vencía Amalec”. El salmo refleja muy bien esta situación, así cantamos en la antífona “Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra”. Pablo, en la segunda lectura nos recomienda encarecidamente que profundicemos en la Escrituras y que nos mantengamos fieles a ella “Sagradas Escrituras: ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús”. Lucas, en el Evangelio, conocido también como el evangelista de la oración, “Jesús decía a sus discípulos una parábola para enseñarles que es necesario orar siempre, sin desfallecer” nos instruye sobre la necesidad de orar con insistencia, sin desfallecer.

En la lectura, del libro del Éxodo, manifiesta la eficacia de la oración de una manera muy concreta, muestra la eficacia de la oración de Moisés por su pueblo. Israel se tiene que defender de los ataques de Amalec, de los amalecitas, y su victoria depende por completo de la oración de Moisés, el texto nos dice que mientras tenía el alto la mano vencía Israel, en caso contrario lo hacía Amalec. Así se manifiesta la eficacia de la oración, la necesidad de una oración perseverante e insistente. Los israelitas encuentran el medio para hacer posible una oración perseverante por parte de Moisés, el cual se puso en alto en una colina para rezar a Dios, le sentaron e hicieron que Jur y Aarón les sostuvieran los brazos en alto, para mantener a Moisés en actitud de súplica “Así resistieron en alto sus brazos hasta la puesta del sol. Josué derrotó a Amalec y a su tropa” El salmo responsorial refleja muy bien esta situación, así cantamos en la primera estrofa “Levanto mis ojos a los montes: ¿de dónde me vendrá el auxilio? El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra”.

La segunda lectura continúa aún con la segunda carta de Pablo a Timoteo y en esta ocasión insiste en la fe. Afirma que las Escrituras pueden instruir para la salvación, pero que esta se obtiene por medio de la fe en Jesucristo “ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación por medio de la fe en Cristo Jesús”. Las Escrituras son un don, un regalo de Dios a todos nosotros, pero este regalo hay que acogerlo mediante la fe. Si alguien las lee sin fe, entonces son texto muerto y no un texto vivificante. Sin embargo, si alguien lee las Escrituras con una actitud de fe, se vuelve vivificante y útiles para todo, para enseñar, reprender, corregir, educar, con educación y pedagogía, equipa al hombre para toda obra nueva “proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, arguye, reprocha, exhorta con toda magnanimidad y doctrina”

En texto del Evangelio Lucas parece que haya sido escrito para nosotros y nuestros contemporáneos. El hombre de hoy aprecia la eficacia, el ingenio, el trabajo humano y parece no necesitar a Dios para construir el su mundo, poniendo su confianza en la técnica y el trabajo que le traerán la salvación. Pero cuando fracasa en sus proyectos e instituciones, cuando se encuentra ante una situación compleja, ante una enfermedad, catástrofe natural, que como casi siempre se ceba con los más pobres, no es extraño presentarles la quejas a Dios. Algo muy humano, Jesús también lo hizo de forma clara y desgarradora en la cruz “Por qué me has abandonado”, pues en nuestras vidas también hay momentos de turbulencia y de dolor intenso. Los cristianos hemos experimentado a Dios y su amor, por eso necesitamos de presentarles nuestras necesidades, nuestras quejas o manifestar nuestro agradecimiento.

En este caso Jesús se sirve una parábola, de una viuda que insistentemente ruega aun juez injusto, corrupto y sin temor de Dios, a que le haga justicia. El juez por no escucharla le hace justicia “Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está molestando, le voy a hacer justicia, no sea que siga viniendo a cada momento a importunarme”. Y si este juez que era nada ejemplar actúa así, pues imaginemos como actuará Dios en nuestra insistencia en la oración “Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que claman ante él día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar”. Pues, así como la viuda, oramos insistentemente y presentamos nuestras vidas a Dios, le pedimos que nos ayude con confianza, insistencia y perseverancia en la en la oración, pues la oración perseverante refuerza nuestra relación personal con Él. La base de nuestra relación personal con Él es orar con insistencia y con actitud de fe. 

Orar pidiendo a Dios no significa tratar de convencerle, sino de entrar en comunión con Él. Dios quiere nuestro bien. Jesús acaba la parábola con una pregunta desconcertante “cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?” Hay exigencias del evangelio que son fe y oración son difíciles de asumir,

Feliz domingo, día del Señor, y feliz semana.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s