S. Sebastián 2023

20/01/2023

Cuando la gente de un pueblo se pone bajo la protección de un santo, sin duda alguna es porque encuentra en él un modelo al que desean imitar en su forma de vivir la fe. La Iglesia nos trae hoy la memoria de San Sebastián, patrón de nuestro pueblo de Alhaurín de la Torre, con el cual nos identificamos como fieles cristianos y como creyentes, pues se trata también del titular de nuestro templo y que junto con el de la Inmaculada Concepción da nombre a la parroquia.  Por eso para nosotros el día de hoy tiene el carácter y el tono festivo de solemnidad, y este año pues tiene otro motivo para ser más solemne si cabe, pues acabamos de bendecir una nueva imagen, una nueva talla, del santo patrón, la cual quedará expuesta a veneración en este templo. Centrémonos en tres rasgos de San Sebastián que nos ayuden a ser auténticos y verdaderos testigos del Señor.

Al contemplar la historia de San Sebastián nos fijamos, como primer rasgo, en su disposición para Dios, para dar testimonio del Señor. La tradición nos cuenta que era un militar de alto rango, muy valorado, pero lo que de verdad adquirió valor fue su fe. S. Sebastián ayudó a sus hermanos cristianos, atendió a los pobres y menesterosos, no escatimó recursos ni esfuerzos a la hora de auxiliar a los que comparten su fe y sobre todo a los que estaban encarcelados por motivos de la fe, sin importarle el peligro que ello suponía “No renunciéis, pues, a vuestra valentía” como nos dice la carta a los Hebreos.. Esta disponibilidad generosa de nuestro Santo Patrón se convierte hoy en modelo para todos nosotros. Al celebrar el día de S. Sebastián adquirimos el compromiso de identificarnos en cierto modo con él, es decir, estar para lo que Dios disponga.

El segundo rasgo, nos lo da San Ambrosio que, decía de San Sebastián que durante las persecuciones que sufrieron los cristianos en tiempos de Diocleciano y Máximo, S. Sebastián se mantuvo firme en su fe, lo cual se manifestó en él de forma pública. Por mandado, todos los habitantes del imperio, tenían que ofrecer sacrificios y dar culto a las divinidades impuestas; S. Sebastián se negó a hacerlo y no temió manifestar públicamente su fe exclusiva en el Señor “yo confío en el Señor” dice el salmo de hoy en una de sus estrofas. San Sebastián habla hoy a nuestro corazón, amparado en el amor de Dios y convencido de que nada vale más la pena que dejarse amar por el Señor y vivir amando como Señor nos amó. Y así debemos cultivar los cristianos de este tiempo las relaciones, los gestos, los intereses, desde un corazón limpio y puro que no albergue dobles intenciones, sino que sepa latir al compás del corazón del hermano con humildad y generosidad por amor a Cristo.

Y el último rasgo que destacamos es que San Sebastián llevó hasta las últimas consecuencias su amor a Cristo. Podemos decir nuestro patrón murió dos veces, primero asaeteado y finalmente azotado y apaleado hasta morir “No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo” cumpliéndose en S. Sebastián lo que dice Jesús en el evangelio de hoy. Pensemos nuestro patrón, un hombre bien posicionado, socialmente aceptado y económicamente holgado, incluso acomodado, podríamos decir que vivió una vida envidiable para los parámetros de su tiempo. Tiene autoridad, reconocimiento, riquezas… y sin embargo todo eso pasa a un segundo plano porque para él la vida es otra cosa, es Cristo, como lo manifestó también s. Pablo.  Después de descubrir a Cristo, los criterios con los que vivió S. Sebastián cambiaron, al igual que han cambiado en muchos de nosotros que nos hemos encontrado con el Señor, y que cambiará en aquellos que se encuentren con Él.

Hoy vivimos en unos criterios, en un paradigma o modelo social, económico y cultural en el que lo que prima es lo inmediato y lo caduco. Vivir la fe es vivir en el convencimiento de que lo efímero de nuestro mundo no es lo que marca el camino de la plenitud; lo caduco, que da alegrías y satisfacciones temporales e inmediatas, no colma el corazón del hombre, que está hecho para deseos más grandes, para el Amor. Así como San Sebastián entendió y aceptó el designio de Dios sobre su vida, así también nosotros vivamos, proclamando a Cristo resucitado, fundamento de nuestra esperanza; acompañando a cada persona y hermanos nuestros en sus necesidades y circunstancias concretas, orando confiadamente a Dios.

Que la intercesión de los santos y de santa María, Reina de los mártires no ayude a progresar en la fe, y la intercesión de nuestro patrón, San Sebastián, mantenga viva a la Iglesia en la alegría de la fe, la firmeza de la esperanza y la caridad.  

Amén.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s